Director: José Lolas Miani | Viernes, 20 de Octubre de 2017. "Año del Buen Servicio al Ciudadano"



CASO ODEBRECHT LE PISA LOS TALONES A PPK

Por José Lolas
en Editorial
Abr 20th, 2017
Sin comentarios
1663 Visitas

Foto editorial La PrimeraPara los que aún no lo tienen claro en el 2013, la Justicia brasileña descubrió una red de corrupción que operaba desde hace dos décadas en ese país y que se había extendido en todo el continente. La estatal Petrobras pactó con las principales constructoras de Brasil para entregarles las licitaciones de sus obras de infraestructura a cambio del pago de sobornos. Estas constructoras, encabezadas por Odebrecht, replicaron el esquema en toda Latinoamérica. Esta empresa declaró haber pagado 29 millones de dólares en sobornos en Perú entre 2005 y 2014 para intervenir en obras de infraestructura en un periodo que comprende los Gobiernos de Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).

El expresidente de uno de los mayores imperios de la construcción en América Latina se llama Marcelo Odebrecht. Es ingeniero de profesión y pertenece a la tercera generación de una de las familias más poderosas de Brasil. A los 39 años asumió el liderazgo de la constructora que lleva su apellido y hoy es protagonista de Lava Jato, uno de los escándalos de corrupción más grandes del mundo. Involucra a empresas y gobiernos de distintas naciones de la región, entre ellas el Perú. Y aquí se estarían descubriendo indicios que apunta a que el presidente Pedro Pablo Kuczynski durante su gestión como ministro de economía de Toledo habría tenido conocimiento del accionar de la mafia brasilera en nuestro país y sin embargo habría mirado hacia otro lado, asolapando de alguna manera los indicios delincuenciales en perjuicio del estado peruano.

Según la Justicia estadounidense y brasileña, la empresa Odebrecht conseguía contratos de forma fraudulenta. Inflaban los precios de las obras públicas y la diferencia era repartida entre altos funcionarios y políticos. Nombres como Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva son mencionados en Brasil y Alejandro Toledo está implicado en Perú. El panameño Ricardo Martinelli, el salvadoreño Mauricio Funes y Juan Manuel Santos de Colombia también están involucrados.

El testimonio de Marcelo Odebrecht ante la Justicia de EE.UU. , según el cual su empresa soborno con 29 millones a funcionarios peruanos entre 2005 y 2014, hizo que el caso estalle en el Perú. Pero al parecer esa primera explosión no tuvo la magnitud real del escándalo delincuencial que se está investigando y falta descubrir.

Marcelo Odebrecht ha tenido una influencia importante en el Perú. Si uno revisa el portal de contrataciones con el Estado, esta empresa brasileña ha tenido el mayor número de contrataciones con los tres últimos gobiernos, con los de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala. Uno encontrará que esta empresa ha ejecutado las obras más grandes que se puede ver en el país. Y es imposible que este hecho no llamara la atención de ninguna autoridad o siquiera despertara la mínima suspicacia en ninguno de los ministros de economía de los regímenes mencionados y sobre todo del actual presidente, que como ya lo mencioné desempeño el cargo de ministro de economía y primer ministro durante el gobierno de Alejandro Toledo por un periodo total de 36 meses en los cuales no se enteró de nada. ¿?…

Jorge Simoes Barata, el colaborador eficaz en el caso Odebrecht y ex representante de la empresa brasileña en el Perú, se supone está siendo investigado por la Fiscalía peruana. El presunto delito que será considerado en las indagaciones es el de lavado de activos en la modalidad de conversión/transferencia en agravio del Estado.

Barata es colaborador eficaz en el caso Odebrecht. Sus declaraciones han permitido atar cabos sobre indicios de corrupción en el Perú. Pero por extrañas razones Barata ha dejado de hablar y de señalar a los verdaderos culpables de esta mafia corrupta enquistada en nuestro país.

Anteriormente, Barata ya había sido investigado por los presuntos delitos de tráfico de influencias y colusión agravada. Todos tienen relación con el caso de los millonarios sobornos que la empresa Odebrecht habría repartido a distintos funcionarios peruanos entre el 2005 y el 2014.

El lobby de la ley 28670

En diciembre del año pasado el Ministerio Público reabrió investigación por presunta corrupción al presidente Pedro Pablo Kuczynski por la ley que decretó para supuestamente beneficiar a la empresa brasileña Odebrecht., cuando fue premier durante el gobierno del exmandatario Alejandro Toledo. De acuerdo a información de la agencia Reuters, la unidad anticorrupción de la Fiscalía ordenó ampliar las pesquisas a PPK y Toledo Manrique tras concluir que el caso fue cerrado prematuramente en setiembre del 2015.

La indagación fue abierta a inicios del año pasado a pedido de un abogado que acusó de colusión a Kuczynski y Toledo. Denunció que tras la publicación de la Ley 28670, Odebrecht pudo participar en procesos de licitación pese a que se encontraba imposibilitada, según la Contraloría. Estas investigaciones ya tocaron las puertas de Palacio de Gobierno. Las mismas que deben seguir su curso con energía y sin temores sí en verdad se quiere capturar a los culpables y a los cómplices que se hicieron de la vista gorda. Hasta mañana mis amigos de Primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Confirma que no eres un robot *